Descubriendo

Tradición

El sueño de un sueño

La idílica Costa Amalfitana, en Italia, fue la respuesta que anhelábamos. El lugar donde la caprichosa inspiración apareció para crear las joyas de hoy, manteniendo los recuerdos de su origen artesano y la tradición.

Sus pequeños y coloridos pueblos de pescadores. Sus playas de oro. Los recovecos y callejuelas bañadas con el tiempo de recuerdos e historias. Todo ello fue nuestro mapa hacia un viejo taller. En él, un pequeño artesano que había proseguido con un negocio de generaciones.

Sabor a mar

Nos enamoramos de la Costa Amalfitana y quisimos que cada una de nuestras joyas, nos recordara cada rincón de ella y del viaje que hicimos con aquellas maletas cargadas de sueños.

De repente nos vimos viajando por la Strada Statale 163 a bordo de un descapotable. Saboreando el olor a limoncello y deleitando nuestra vista con el azul infinito del mar, sus viejas barcas con las redes cargadas de peces o simplemente reviviendo la historia de la antigua e intacta Pompeya.

Mujer

De ella, para ella, para el presente

El aprecio y disfrute por la artesanía. El cuidado y mimo por los detalles pequeños, la elegancia, el sofisticado minimalismo. El descubrimiento del infinito valor de la belleza que encarna una puesta de sol. El saboreo de una copa de vino al ocaso sobre la cubierta de un velero.

Una mujer fuerte y sensual que no se detiene por nada ni por nadie y que ama las raíces de su cultura y tradición.

Esa es la mujer Amalfi

Amalfi

La Joya

Y pensando, pensando surgió Amalfi una marca con heritage que recupera la tradición de la artesanía.

Nos transporta a la dolce farniente italiana de la Costa Amalfitana, el saber hacer de sus artesanos, el gusto por lo sencillo y por los detalles, al deleite de los sentidos en su pasta, al vivo color de sus pueblos de pescadores o el azul intenso del mar Tirreno, así como revivir el recuerdo perpetuo de la historia de la Antigua Roma en su intacta y preciosa Pompeya.